Books worth sharing: INVISIBLE WOMEN by Caroline Criado Perez

Did you know female pianists have a 50% higher risk of injury than male performers, and this may be related to the fact that the standard piano keyboard is too big for women’s hands? Or, did you know that if unpaid care work (mostly done by women) would be taken into consideration as part of the Gross Domestic Product (GDP), it could make up between 50 to 80% of a country’s GDP? I didn’t know these and other facts before until I read INVISIBLE WOMEN. Exposing Data bias in a world designed for men, a book by Caroline Criado Perez.

The book is published by Vintage / Pinguin Random House.

Criado Perez  presents an interesting amount of facts to address the challenges we women face every day in our lives and can relate to at the very first moment. From the impact of using gender-neutral toilets to the size of our smartphones, Caroline’s main argument is that the world has been designed for men as it is taken for granted that they are the “default human”. This affects us, women, as it is expected that we should act, react and/or function not only socially but also biologically like them.

I do not consider myself an expert on feminism and feminist theory; hence, I appreciate the explanatory writing style of Criado Perez to show the female  world perspective while using hard data. The effort of compelling and reviewing multiple scientific studies and reports from around the world to underline how women have been both underestimated and underresearched, in some cases not even in purpose, is something that makes the book notable. Therefore, this is also a recommended reading for those interested in understanding better why today we women are so keen on fighting for our rights.

If there’s something this text leaves me with, is that, even though the design of public policies with a gender perspective is important to improve women’s quality of life, the responsibility is not exclusive of our governments. The solution to overcome the disparities between men and women is something we all have to get involved in regardless of our sex and position, and one way to start doing it is by learning more about the topic. Therefore, this and more makes Invisible Women a book worth reading. 

BOOK DATA:

Book: Invisible Women. Exposing data bias in a world designed for men

Author: Caroline Criado Perez

Publisher: Vintage / Penguin Random House

Year: 2020

*Ilustrations by rawpixel.com

Apunte sobre las sanas distancias

No recuerdo otro momento donde se hablara tanto de la sana distancia; de guardarla, de tomarla. Aunque pareciera que es un concepto nuevo en nuestras vidas y que nos hemos de adaptar a ella, en realidad, ella siempre ha estado ahí física y emocionalmente de múltiples formas.

El ejemplo más simple tal vez es que está desde que nos enseñaron a tomar distancia los lunes por las mañanas al hacer los honores a la bandera. Esa distancia física tan inmediata no tenía un efecto crucial que cambiara el rumbo de nuestro día. Y tal vez por ello, la hayamos relegado a lo más profundo de nuestra memoria. Sin embargo, creo que las distancias que mayor impacto han tenido en nuestras vidas han sido aquellas que hemos hecho emocionalmente. Esas, algunas veces dolorosas, también han sido sanas.

image-from-rawpixel-id-2333394-jpeg

ILUSTRACIÓN: NUNNY / RAWPIXEL.COM

¿No ha sido acaso una distancia la que nos ha curado el corazón roto? O qué tal el día que con tal de crecer nos alejamos de nuestra zona de confort.  Las distancias nos han llevado desde a tomar un nuevo trabajo hasta a hacer las maletas y mudarnos a un nuevo lugar.

Hoy nos enfrentamos a una incertidumbre que trae consigo una nueva distancia.  Y aunque nos genera temor, miedo o tristeza, vale la pena recordar que si hay algo que las distancias nos han enseñado es a crecer y a salir fortalecidos. Esta no será la excepción. Las distancias son sanas y por eso vale la pena guardarlas.

ARoS, the Danish museum that won my heart this year

It exceeded my expectations.

IMG_2067

 ARoS Kunstmuseum

Since the first time I knew I was moving to Aarhus, Denmark to study my Master’s degree, I realized one of the main spots I wanted to visit after my arrival was its iconic art museum ARoS, and indeed, since the first tour, it exceeded my expectations.

Although the museum opened in 1859 and its current location was established in 2004, maybe its more representative space is Your rainbow panorama. The installation created by the Danish-Icelandic artist Olafur Eliasson opened in 2011, and it’s a great site to enjoy the view of the whole city of Aarhus, do colorful panoramic pictures, and take some selfies. But before going to the top floor of the building, something more caught my attention; the montage of its exhibitions.

IMG_2068
From the exhibition Bacon, Freud, and the London painters

The first time, I notice the name of the art pieces exhibited were not located right next to them I thought it was a creative way to engage the visitors. The second time, I feel I can involve better with the piece and follow the gallery in a different way. For the paintings displayed at The Garden – The Past names were located at the bottom, this helped me to focus since the beginning more in the painting, rather than asking myself about its author. For Bacon, Freud, and the London painters numbers, not names, were placed at the bottom. Interestingly, the order of the paintings in the room was not ascendant but dictated by the curatorship as they were grouped by themes. However, the numbers could also be found in a booklet with the author’s name and major information about the pieces. In both cases, I felt I spent more time consciously seeing the piece, than trying to understand it without paying much attention to it by reading a big explanation.

 

IMG_2069
From the exhibition The Garden – The Past

Previous studies, as the ones cited in this article of Artsy, underline people spend almost 30 seconds watching an artwork. Although multiple reasons can influence the time someone takes in front of a piece of art, I found it remarkable as I have felt sometimes, I invert more reading the technical information about the painting, sculpture or photography, rather than looking at it.

IMG_2070
From the exhibition Bacon, Freud, and the London painters

Why did I like this exercise? Because I have never seen something similar before. I ignore if other museums around the world change the montage of its exhibition in an akin way, but at least here, it as different way to enjoy a visit.

Not all ARoS museum follows the same pattern; still, I find more interesting those exhibitions that break with this order. ARoS defines itself as a “mental fitness centre”. I don’t know if the exercise of placing the objects’ name in a different way is part of the purposes of their exhibitions. Yet, for me, visiting them and noticing these small details is part of a “mental fitness”.

My Homeless Tour Experience**

 

Hace apenas 4 días me mudé a un nuevo sitio para estudiar la Maestría; Aarhus, Dinamarca. Con menos de una semana de haber llegado a la segunda ciudad más grande de este país escandinavo, las ganas de salir a conocer el lugar no cesaban.

El tiempo invertido entre comprar los artículos básicos, desempacar y entender el funcionamiento de la residencia de estudiantes consumían mi primeras horas.

Días antes, la iniciativa de uno de los locales para realizar un tour por la ciudad de la mano de una persona sin hogar llamó mi atención. Al principio imaginé que el recorrido consistiría en visitar los lugares más populares de Aarhus, como ARoS– el museo de arte-, espacios históricos, o edificios con alto valor arquitectónico. Sin embargo, el resultado fue completamente diferente.

DSC_0051

El punto de encuentro, fue un albergue que ofrece alimento, duchas y otros servicios para las personas sin hogar, ubicada cerca del puerto industrial de la ciudad. A los pocos minutos, y acompañado de un par de bolsas amarillas, llegó David, nuestro guía. La advertencia fue muy clara, no podíamos fotografiar a otros homeless y si sucedía algo que perturbara el transcurso del tour y pudiera causarle también problemas, él simplemente daría la vuelta y se retiraría sin más.

DSC_0077

                                                                                         David nuestro guía.

David es británico y exconvicto de aquel país. Su marcado acento inglés del norte de Inglaterra me hizo difícil comprender las primeras palabras. Sus facciones y su forma de hablar fueron relajándose conforme nos platicaba su historia. A diferencia de cualquier otro recorrido turístico armado para un grupo de recién llegados, David nos llevó a conocer cuáles son los lugares más emblemáticos de la ciudad para personas en situación de calle. Espacios con los que yo no hubiera dado, ni pensado visitar en una primera vuelta por la ciudad.

DSC_0056

Además, David nos habló de su relación con la policía, los medios de comunicación, los prejuicios que aún existen en uno de los países más avanzados del mundo y su forma de llevarse el pan de cada día. A la par, compartió una serie de frases que vale la pena tener en mente tanto en esta nueva estancia como en casa.

  • Con el paso de tiempo, uno conoce muy bien a la ciudad, y al mismo tiempo la ciudad te conoce muy bien a ti.
  • Importa el modo de vivir la ciudad y mi actitud hacia ella.
  • La forma en que los demás se comportan con nosotros depende de cómo nos comportemos nosotros con los demás.
  • Hay que estar conscientes de las reglas, la cultura y cómo protegernos a nosotros mismos.
  • La mayoría de las personas ven lo mismo todos los días, pero mi escenario es diferente todos los días.
  • Y finalmente; el ambiente físico, el ambiente que te rodea, puede hacer una enorme diferencia en tu día.

Para David, hacer este tipo de recorridos le permiten estar socialmente conectado con los demás. A mí me dejó conectarme de una forma diferente con este lugar.

DSC_0079

Se que hay otras ciudades europeas que tienen tours encabezados por homeless, pero dudo que tengan esta misma perspectiva. Por otro lado, me gustaría conocer cómo ve alguien sin techo mi propio país, mi propia ciudad, y cómo nos ve a nosotros sus habitantes, pero no desde el punto de vista periodístico o para armar un reportaje, sino más bien para ver la capital mexicana con otros ojos. Ha sido una grata experiencia recorrer de esta manera mi nueva ciudad. Falta mucho por descubrir, mientras tanto, la selfie en ARoS puede esperar.

** Originalmente había pensado escribir esta entrada en inglés, pero las ideas fluyeron mejor en español. 

 

 

Para Pertenecer

Escombrando y entre mis papeles, encontré esta serie de reflexiones tituladas Para Pertenecer escritas por Fernando Gómez de Tanatodinamia.  En momentos de cambios como éste me pareció valioso compartirlo.

—————————————————————————————————————————-

Necesito aceptar primero lo que soy realmente y no pretender ser alguien que no soy para evitar con ello experimentar el dolor de la ausencia.

Que requiero ser congruente y coherente en la manera de allegarme a otros sin buscar cambiarlos para mí, en cambio, aceptarlo tal cual son.

Comprendo y asumo que es necesario en principio aceptarme y pertenecer en mí.

Que merezco la correspondencia desde la expresión de mi yo interno, en lugar de la codependencia de necesidad superfluas.

No necesito exponer mi emocionalidad, ni mi espiritualidad, ni mis necesidades a quien no quiere, puede o siente vivir el amor en correspondencia. 

Entender que el amor y la amistad no se condicionan o atan; por el contrario, liberan y expanden.

Hacerme responsable con humildad de las respuestas que provocan mis actos de pertenencia, aunque la respuesta no me favorezca.

Que si invoco, evoco y provoco entonces no impongo, expongo o propongo: solo fluyo.

Que he peleado mucho y que seguirá peleando para entender una forma de pertenecer en la expansión y la libertad.

Que valoro y agradezco la lucha, la claridad, los cambios y el apoyo de otros que he recibido para lograr esta causa. 

Que renuncio a mentirme, a rechazarme o a juzgarme ante la verdad, por limitada que sea, para amar y ser amado siempre con miras a construir desde esa verdad.

Que no estoy dispuesto a renunciar a mi autenticidad, por el contrario, la promuevo y seré fiel de procurarla en otros sin someter, manipular o confundir. 

Que pertenezco a todo y en el todo, y que el todo permanece en el uno que todo es. 

Que el día de hoy, aquí y ahora se, puedo y quiero agradecer a la conciencia que me impulsa, pulsa y expulsa a ser uno en el todo. 

 

Mis días en el gimnasio

Nunca he sido una persona acostumbrada a ejercitarse constantemente. Si bien en mi época de estudiante de secundaria y preparatoria disfrutaba jugar voleibol y en la universidad asistía regularmente a clases de yoga y spinning como actividad recreativa, hubo un momento en el que por alguna razón lo dejé.

Sin embargo, empezar a hacer ejercicio “para sentirme con más energía” se convirtió en un hábito a partir de una serie de sucesos que coincidieron – y quiero pensarlo así – para bien. Un corazón roto más un grupo de compañeras de trabajo motivadas para estar en forma,  con recompensa económica incluida, fueron los primeros ingredientes que me empujaron a levantarme más temprano mínimo cuatro días a la semana. La regla, comprobar por medio de una foto que incluyera la hora el haber pasado tiempo en el gimnasio.

Pero el detonante para decir “necesito empezar ahora” fue el trabajo. Una nota que incluía subir al cráter de un volcán requiere de una condición física que en un año se había mermado ((Puedes ver el reportaje de volcanes monogenéticos aquí)). Mi rutina diaria había cambiado de la noche a la mañana. Caminaba aproximadamente 15mil pasos al día (lo recomendado son 10mil, el oficinista promedio anda 3mil) a pasar tres horas diarias sentada en la parte trasera de un auto recorriendo la ciudad para ir de un llamado a otro, sin contar el tiempo que invertía en la oficina. Me había convertido en una persona sedentaria.  Y es que en la vida del reportero, se combinaron estos factores con días donde te malpasas hasta momentos para encontrar un lugar delicioso para comer una y otra vez.  Los estragos se empezaron a sentir.

e9407d37437cb2bd06da88ae0118f30d

Imagen tomada de Pinterest.

Y así pasaron los días. Fotos de tenis o la pantalla con los dos kilómetros recorridos en la caminadora, sumando chistes y frases motivacionales, empezaron a llenar un grupo de whatsapp donde todas nos echábamos porras. Los primeros días fueron los más difíciles. En las mañanas me sentía adormilada, las rutinas me parecían tediosas, odiaba que me doliera el cuerpo y me apenaba ver que me cansaba con cargar la primer barra de los aparatos o unas pesas de apenas dos kilos.

12 semanas, dos entrenadores, un par de barritas más (que se convierten en pequeñas victorias) y tres cambios de rutina después me siento con más energía. Desayuno mejor y más nutritivo. Ya no me cuesta trabajo levantarme temprano. Me he vuelto una persona más ordenada y lo mejor de todo, es que anímicamente (aunque siempre he procurado ser así) me noto más alegre y con mejor humor.

¿Que si hay días que no quiero ir? Sí, como todo, pero no tengo una razón para decir que no porque la experiencia ha sido divertida, muy divertida. Además, es uno de los momentos del día en el que estoy completamente conmigo misma. Y en ciudades tan grandes, aceleradas y a veces caóticas como la nuestra, es necesario encontrar espacios personales. Haciendo un recuento de los daños, he ganado más a nivel individual. Al final, no solo es el cuerpo el que se fortalece, también lo hace la mente.

Si mis palabras motivan a alguien a animarse a dar unos cuantos pasos extras a su día, ¡qué padre! Les prometo que no se van a arrepentir.

A Mariana, Fitzia y Lau gracias por se mis compañeras en esta aventura y por no dejarme claudicar.

 

 

 

 

 

Exposiciones favoritas del 2015

Hace algunos días en el trabajo me pidieron ennumerar las exposiciones que cubrí durante el año y que más me gustaron. No quise dejar pasar la oportunidad de volver a mencionar 4 de ellas y detallar un poco el por qué fueron las mejores desde mi punto de vista, además de mencionar que su exhibición termina el año próximo.

Que este primer post sirva también como una recomendación para que vayan armando tour por los museos del (todavía llamado oficialmente) Distrito Federal en este periodo vacacional.

  1. Los Modernos – MUNAL IMG_5311
     FOTO: El cuadro de los cuadros – Mathias Goeritz

Recuerdo hace tres años haberme emocionado tras visitar la exposición El placer y el orden. Orsay en el Munal. Para mí era increíble ver obras de Monet, Cézanne o Gauguin, mismas que vi en clase de historia del arte en la universidad tan accesibles al público. Con Los Modernos me sucedió algo parecido y el resultado no me decepcionó, siento que esta muestra es la continuación de aquella exhibición.

Lo que me sorprendió fue la similitud entre las obras expuestas. ¿Qué podrían tener en común los artistas mexicanos y europeos a inicios del siglo XX? Mucho más de lo que imaginan. Tal vez no se conocieron, pero abordar un tema con un estilo parecido creo que demuestra que el arte es un lenguaje universal. Un reconocimiento al trabajo de investigación detrás de la exposición.

(Los Modernos. Hasta el 03  de abril)

2. Rafael Lozano-Hemmer. Pseudomatismos – MUAC

No recuerdo alguna exposición donde el visitante no sólo es observador, sino participa activamente en las piezas. Pseudomatismos es un claro ejemplo. La instalación que se sincroniza con los latidos de tu corazón y el cuarto de videovigilancia que observa cada uno de tus movimientos fueron mis piezas favoritas.

Lozano-Hemmer invita a explorar cuál es la interacción que tenemos con las máquinas dándole un nuevo uso a los desarrollos tecnológicos. Pseudomatismos es una muestra que van a disfrutar mucho los jóvenes. Confieso que no conocía al artista pero me gustó aprender que la escena del arte tecnológico tiene mayor presencia y desarrollo del que imaginé.

(Pseudomatismos. Hasta el 17 de abril)

3. Máscaras Mexicanas, simbolismos velados – Galería de Palacio Nacional

Como su nombre lo dice, lo único que verán serán máscaras. Artesanías, piezas arqueológicas, cuadros, esculturas pero todo alrededor de la máscara. Sugiero empezar el recorrido de los museos por esta exposición porque acaba este fin de semana. Son 450 piezas pero no te pierdes ninguna porque un gran acierto de esta muestra es la distribución museográfica.

La exhibición tiene 4 núcleos temáticos, y como visitante te das cuenta cuando transitas de uno a otro. El mejor es el tercero, dedicado a la época virreinal. Además de estar organizado de acuerdo al calendario, es el más vistoso porque incluye la indumentaria completa que se utiliza en algunos carnavales, lo que también es un buen recuento de nuestras tradiciones.

(Máscaras Mexicanas. Hasta el 20 de diciembre)

4. Develar y detonar – CENART

¿Quieren una buena exposición fotográfica? Develar y detonar se lleva las palmas. Tres salas del Centro Nacional de las Artes dedicadas a la imagen.Lo mejor es que te muestra lo que se está haciendo actualmente en esa área exhibiendo tanto a fotógrafos consolidados como a artistas nuevos. Las temáticas son propuestas de los mismos autores

De esta muestra vale la pena señalar los formatos de exhibición. Desde que entras atrapa tu mirada y no te cansas de ver. Algunas fotos son imponentes lo que hace más vistozo el recorrido. Para mí el complemento son las videoinstalaciones, porque al final del día la imagen no se detiene.

(Develar y detonar. Hasta el 22 de enero)

Las que faltaron en la lista:

IMG_4851

 FOTO: Instalación de peces de Girasol Botello en Zoología

La zoología en el arte mexicano en el Museo de Arte Popular -600 piezas de todos los tamaños y formas dedicadas a la representación de los animales. Lo mejor fueron las hormigas que encuentras en todas partes y no rompen con la dinámica de la exposición. Terminó en septiembre.

Vanguardia rusa, el vértigo del futuro en el Palacio de Bellas Artes – Debería de estar en la lista porque me han comentado que es muy buena. (Incluso mejor que el hit de este lugar en el año, las exposiciones de Miguel Ángel y Da Vinci). No la he visto, pero espero darme el tiempo y coincidir con las opiniones. Termina en enero.

Ahora sí, armen su plan. Las propuestas están en la mesa. ¡Disfruten!